La temida plaga de la filoxera que arrasó los viñedos el siglo pasado no ha entrado en las Islas Canarias. Por tanto tenemos el privilegio de tener variedades prefiloxericas. Canarias, además de poder realizar las plantaciones sobre pie franco (sin injertar). tiene un conjunto de variedades muy amplio, más de cien variedades entre blancas y tintas forman parte de nuestro patrimonio.

La mayor parte de estas variedades fueron traídas por los conquistadores y colonizadores del Archipiélago. La negramolle de origen portugués, Malvasía de Candia, y un largo etc. llegaron desde allende de los mares.